lunes, 1 de marzo de 2010

Confesiones de una romántica confundida


Aquí estoy. Dándole al botón de "recargar" cada hora en la página del Aeropuerto de Asturias. Porque vosotros estáis dormiditos. Son las 3.45am en España. 6.45pm en Los Angeles (que alejados estamos). El avión de mi amigo Juan Carlos está cancelado... gracias a la popular "ciclogénesis explosiva", me temo.
Y yo estoy aquí... Dándole al botón de "recargar" cada hora... a ver si los dioses se apiadan de nosotros y dejan que mi niño venga a tomarse una cañita a Santa Monica.
¡¡¡Qué tengo unas ganas de ver una cara familiar por aquí!!!

¡Ay que ver! ¡qué paciencia! En fin... aquí estoy...

Cruzo los dedos y le doy a "recargar"

-----------------------------------------------------------

Aprovechando la tensa espera provocada por el mal tiempo. Voy a compartir reflexiones de esas que estoy recopilando para mi libro. Porque no lo olvido. Estoy en ello. Nutriéndome de vosotros cual vampiro del amor y escribiendo poco a poco.



Esta semana que es la tercera que estoy pre-reglítica. Porque mi queridas hormonas son así de maravillosas... me cuidan mucho. Cada mes, o cada 42 días, cada 56. Depende. Tienen vida propia. Me ayudan a mantenerme equilibrada....

Y para variar...me da por pensar en el amor. Esta semana toca pensar en los primeros encuentros, mi mente preguntona y en ¡cómo cambian las cosas!.

¿En qué se piensa cuando conoces a alguien que tiene posibilidades de gustarte? Los primeros encuentros, esos en los que aún no os conocéis mucho pero intuyes que tu corazón anda ya medio liado.
Porque seamos sinceros... sea o no lo más importante, el físico es lo primero que vemos de una persona. Lo primero que conocemos y, para mi, lo que vemos por primera vez es importante. Todos tenemos gustos dispares así que no entraré en eso de qué es bello o no. Porque claramente lo que a mi me parece hermoso a otro le puede parecer horroroso.

Siempre hay un primer encuentro y entonces... la cabeza se pone a trabajar y a contrastar datos y experiencias pasadas y deseos futuros y entonces... al menos yo, pienso. Para variar, mucho. Sin parar. Mi mente me bombardea doscientas mil preguntas sobre el sujeto en cuestión. Pero antes de las preguntas siempre está la afirmación. Esa, en mi caso, no cambia con los años.

"Ummmmmm, me podría gustar!"


No sé muy bien como explicarlo pero imagino que para todo el mundo es igual. Así que nos entendemos, ¿no?. Eso espero porque como sea yo la única chiflada en el mundo a la que le pase esto... bueno entonces todo tendría sentido. Jajaja.

Yo creo que hay gente con la que, cuando la conoces por primera vez... pues, hay atracción. Así, a primera vista, hay algo que hace que nos preguntemos... cosas. (como diría mi amigo Scott: ¡Es el olor!)

¡Cosas! Ese es el quid de la cuestión hoy. ¡Qué cosas!


Cuando empezaron a gustarme los chicos... (Hace ya muchos años ;D).
No pensaba gran cosa de primeras. Sólo... "Guau! qué nervios, ¿no?".
Y ya está. Feliz como una perdiz. Y cada vez que le veías. Los primeros encuentros. Pues una reacción del estilo y ya. Sin más.
Simple y llana reacción. Fantástico. Nada de pensar en él después del encuentro... nada de azicalarte por si te lo encuentras... Nada. Felicidad en el momento. Tranquilidad después.


Luego me hice un poco mayor y cuando conocía a un posible candidato para pertenecer a mi lista de "Los chicos de mi película"... mi mente se ponía a trabajar y me decía cosas como:


"¿Será majo?, ¿le volveré a ver?, qué mono ¿no?, ¿le pareceré mona yo?, ¿qué tipo de ropa le gustará?¿qué tipo de música? Ay qué nervios!"

Por aquel entonces ya empezaban los pensamientos a deshoras y los anhelos de volver a verle por si finalmente se convertía en un firme candidato o los temblores emocionales cesaban.


Después crecí un poco más y pensaba todo lo anterior +:


"Y si acabamos juntos... ¿haremos algún viaje en Semana Santa? ¿Pasaremos la noche vieja en una fiesta en plan parejita? ¿Y qué me pondría? Y... ¿le gustará el cine como a mi? Espero que no le guste el tecno... qué bien ya me imagino cena con mis amigas y sus chicos ¿se llevará bien con ellos? Madre mía... ¿le gustaré? Espero que sí... espero que haga él algo porque yo... ¡me muero de vergüenza!. ¿Me gustará? Ay espero qué si!!!! y que yo le guste!!!!"



Y llegamos a donde estamos. Año 2010 a mis treinta... con mi "maravillosas" experiencias en la mochila y con todas aquellos planes que preparas cuando eres pequeña para tu vida sentimental... en fin. Pues claramente si cumplir. Porque, claramente ni me he casado con Robbie Williams. Ni he conocido al hombre maravilloso de ojos verdes padre de mi hija Martha. Ni he sido madre a los 26 y a los 28. Ni mis tres retoños han llegado aún. Y eso que tengo elegidos sus nombres desde los 12 años. (Y si, se que eso es un problema cuando el padre quiera opinar).

Ahora tengo treinta años. Mis dos relaciones más duraderas han sido tres meses escasos y casi un año (a distancia). No se lo que se siente cuando tu novio te viene a buscar a casa para ir a dar un paseo por el barrio en domingo. No sé qué es eso de la crisis de los tres años. Y... bueno , muchas cosas que no sé.
Y sí. También es cierto que hay alguien que siempre anda rondando por mi corazón. Porque es la historia interminable. Esa que nunca empieza y nunca acaba. Y de la que no hablo porque duele.

El caso es que aquí y ahora cuando conozco a un candidato para mi corazoncito loco y romántico pienso:

"Ummm ¿Y éste qué querrá hacer con su vida? ¿Seremos compatibles? ¿En qué trabaja? ¿tendrá buena relación con su familia? Uy! tiene pinta de andar todo el día por ahí de cachondeo... o no sé, igual demasiado deportista para mi... tiene pinta de ser un poco aburrido, pero parece majo. ¿ seremos compatibles económicamente? cómo puedo pensar en eso! bueno es que eso es importante, pa' que nos vamos a engañar!. Pero parece lindo no? igual me empieza a gustar y... bueno no sé... igual... Buff... no sé yo... seguro que tiene planes diferentes a los mios... y luego qué. Ay Laura... casi que no. Porque mira que si al final te gusta y te pasa como siempre y buuuuuuuuff qué pereza volver a sentir la ilusión la alegría. Currártelo como una loca, tener esperanzas... para que luego nada... porque al final nada. Ya verás. Y si sí. Buff y si sí pero luego algo sale mal y lo vuelves a pasar fatal? Pero si ni le conoces! Bueno casi que no. Es que no me apetece ni conocerlo. Me apetece que... me apetece que se interesen por mi por una vez. Ya está. No pienses más si a él le gustas y pone de su parte y se lo curra un poco... si pasa eso ya lo pensarás."



Lo veis, ¿no? Veis que estoy fatal y que lo de hacerse mayor es un coñazo.
¿Lo veis? Con los bonitos recuerdos que tengo yo de cuando me empezaba a gustar un chico y lo único que pasaba por mi mente era.... Uy qué nervios!!!

Eso era felicidad y sabiduría. Lo de ahora... lo de ahora es una cruz.

P.D: Para los curiosos, los nombres de mis hijos. Martha, Diego y Vega.
( Y sí lo sé. si tengo dos niños en lugar de dos niñas, si son tres niñas si... bla bla bla. No es un plan perfecto, ¿vale? Es un deseo. Ya está.) ;D

Termino de escribir. Son las 5am en España / 8pm en Los Angeles. "recargo" pero el vuelo sigue cancelado... Ya os contaré.

Comienza el mes de Marzo. Se acerca la primavera. El tiempo pasa volando, ¿verdad?


Ya saben. Coman bígaros a mi salud, beban cañas a mi salud y no se olviden de vivir cada día de la manera más verdadera posible. Digan verdades, hagan locuras, digan te quiero. No lo olviden nunca. Conozcan a gente nueva y pregúntense quienes serán en sus vidas. Den respuestas a aquellos que las esperan. Envien cartas de amor , sms inesperados. Lean un buen libro. Disfruten de una película. Escuchen a Pavarotti y sobre todo. Sobre todo. ¡¡Sean felices!!

ULTIMA NOTICIA: El vuelo de JC queda cancelado pero finalmente llegará el 2 Marzo. Un día de retraso... ¡¡¡¡¡¡¡¡pero viene!!!!!!!!

4 comentarios:

  1. Me encanta tu blog y que puedas realizar tu sueño!! Sé feliz y aprovecha cada minuto!!

    Te sigo en Twitter también

    xxx

    ResponderEliminar
  2. Uno llega por primera vez al rostro de una persona que hasta entonces desconoce o conoce solamente de oídas. En un primer momento, apenas un instante, ese rostro no le dice nada o le dice todo, ese rostro son todos los rostros y es a la vez ninguno. Ese instante dura tan sólo un instante. Después, tras las presentaciones y mirar de reojo la punta de sus zapatos y comprobar si van a juego o no con el bolso o el cinturón, regresamos la mirada a la cara, y ya hay un principio de orden. Ese rostro nos dice algo, encaja en series previas y se parece al de nuestra tia juanita o al del policía que en aquella infernal noche de lluvia nos puso hace siete años y trescientos sesenta y cinco días una multa por orinar (mear) en la vía pública (calle). Como se comprende, lo de menos es lo del policía o la tía Juanita. Lo importante es que ese rostro forma ya parte de un sistema. Ha ingresado para bien o para mal dentro de un conjunto y ocupa un lugar y un momento: se ha ganado su puesto, ya tiene su asiento. Y lo defenderá a capa y espada. O con uñas y dientes.

    Y sin prisa. Mientras haces todas esas cosas que pones en negrita y al final en tus textos.

    Besos

    Idoia

    ResponderEliminar
  3. Gracias gracias gracias!!!! Nuria vida vas a acabar de mi hasta el moño. Jajajaja.
    Idoia... no tengo palabras... las tuyas son maravillosas. Gracias bella. ;D

    Sed felices!!!

    ResponderEliminar
  4. mama ay mama!!!!la hormona! te entiendo muy bien!
    Te he tenido un poco abandonada con esto del estreno etc... pero mi amor cómo me has hecho llorar....porqué no estamos tomando unas cañas hablando de este tema?

    T E Q U I E R O

    ResponderEliminar