martes, 2 de marzo de 2010

Soy Artizta

¡Buen día a todo el mundo! Buena tarde/noche por España... Hoy os escribo para contaros mis últimas novedades en el día a día Angelino. Porque tengo la sensación de que no os las he contado, ¿verdad? O igual sí...
Ya sabéis, mi memoria es un poco pésima...
Debería releer mis últimos posts para estar segura pero... no me apetece un carajo ahora que estoy aquí escribiendo. Metida en faena... Así que si lo que cuento os suena os doy permiso directo para ir bajando la página con el ratón y saltaros todo lo que queráis. Jajajaja ¡¡¡Pero no os perdáis el final!!!


Pues aquí estoy. Oficialmente de vacaciones. ¿Vacaciones? ¿Cómo qué vacaciones? Jajaja. Pues si... porque en la escuela de inglés cada tres meses de clase tengo tres semanitas de vacaciones... mola, ¿no? Y sí!!! Ya han pasado tres meses de clase. De hecho han pasado cuatro meses desde que me vine a LA. ¡Cómo vuela el tiempo!.

También he terminado el curso de teatro. No os he hablado mucho más del curso en cuestión porque mis últimas sensaciones fueron un poco... de aburrimiento...
Siento decir eso. Ya sé que la mayoría va a abrir la boca de la sorpresa y todas esas cosas... y quizá esto que os voy a decir suene un poco pedante... pero... es como lo siento. ¡Qué le voy a hacer!

Ni mucho menos creo que lo se todo... porque claramente, nada qué ver.
Y menos en una profesión como ésta.
Pero si es cierto que en el curso sentía que... a nivel de interpretación no estaba aprendiendo mucho más de lo que ya sabía.

(Probablemente esto es algo que sólo mis compis actores entenderán).

Básicamente lo que hacíamos en clase y durante la semana ensayando es lo mismo que hacíamos en la escuela cuando ensayábamos las escenas. Lo único que con el texto aprendido... mis compañeros de curso no trabajaban para nada con la improvisación... de hecho ni siquiera con probar... no sé, maneras diferente de hacer la escena. Por lo que los ensayos se convertían en unas horas de pasar la escena una y otra vez haciendo las mismas cosas. Al menos por su parte, porque por la mía. Por cómo siento y entiendo la interpretación, en ningún momento podría hacer las cosas exactamente igual. Así que era un poco lucha contra una pared... que no se mueve, no cambia, no se inmuta...
Si que es cierto que con el primer compi disfruté mucho más del trabajo, porque yo le proponía cosas para investigar y descubrir y él aceptaba gustoso. Y el trabajo se convertía en inspiración y eso era maravilloso. Pero con el segundo compañero... con el que hice Tío Vanya... bueno... él es un hombre muy majo, no lo niego pero... Demasiada energía para mí. Energía no muy bien direccionada, en mi opinión. La cosa es que estaba realmente obsesionado con la escena y con trabajar conmigo. Llevaba preparando esta escena él solo, estudiando etc... desde hace casi dos años (obsesionao') el problema para mí es que tenía una idea muy estructurada en su cabeza de cómo debían de ser las cosas. Cómo era su personaje, cómo era el mio y, por supuesto, cómo tenía que desarrollarse la escena. Con lo cual... espacio para la creatividad, la investigación, el descubrimiento... cero. Nada. Ni un sólo minuto nos permitió descubrir cosas nuevas sobre la escena e incorporarlas.
Para más inri , yo no estaba en absoluto de acuerdo con su visión de mi personaje... pero sí que estaba abierta a investigar a tratar de buscar, buscar, buscar... Propuse diferentes maneras de enfrentarnos a la escena. Pero nada. ¿ Os dais cuenta de esos momentos en los que tratas de hablar con alguien y parece que te está escuchando pero en el momento en que la conversación acaba y volvéis al trabajo te das cuenta de que no te ha escuchado lo más mínimo porque hace caso omiso a todo lo que habéis hablado?
Pues esa era mi sensación.
Además tenía que sumarle que como el hombre estaba obsesionado con trabajar conmigo ( lo cual no tiene sentido porque en realidad trabajaba el solito, y yo estaba allí... intentado luchar por Yelena) me mandaba... 5 e-mails al día, 3...4...6 sms... me llamaba por teléfono. Un horror.

Pero... independientemente del compañero... cada vez que trabajábamos sentía que no estaba aprendiendo gran cosa. Aunque he de decir que esto es bueno. Muy bueno. Los de la Rota me entenderéis. Mi sensación es que... todo lo que tenía que tener presente en el trabajo. El deseo, el aquí ahora, ver al compañero, no dejar pasar las cosas por alto, el conflicto... todo estaba. Lo tenía. Sabía cómo hacer mi trabajo. Muchos de los compañeros en el curso no lo tenían tan claro y verles trabajar me ha ayudado mucho, la verdad. Porque eso sí. El profesor. Maravilloso. Un hombre inteligente, vivo, cuerdo, con ganas de trabajar, de investigar. Siempre activo, siempre alerta. De él he aprendido muchísimo.
En definitiva creo que he aprendido cosas muy muy positivas en el curso. La primera que está. Que todo el trabajo en cuatro años de escuela y todo el trabajo en Metatarso (en la compañía de teatro) durante los siguientes cuatro años. Cómo actriz y cómo todo lo demás... está. Está ahí. Lo tengo.
Sé cómo hacer mi trabajo, al menos ahora. En este momento.Y no. No me siento perdida, ni me siento aprendiendo a ser actriz como en muchas otras ocasiones. Me siento actriz. Soy actriz.
Y... actuar en inglés. Señores, el idioma es indiferente, pero lo que quieres comunicar es lo importante y si lo sabes. Si sabes cómo hacerlo. Está.
Me ha servido mucho, porque he perdido muchos miedos y me siento capaz. Muy capaz.

Y... Sí. Quiero seguir siendo actriz. Una de las cosas por las que vine aquí (esto que quede en secreto entre nosotros) era para preguntarme si quería seguir siendo actriz si éste era el camino en el que quería seguir... Porque esto de cumplir 30 años, de no tener ni una sóla cosa estable en mi visa... de sentirme estudiante eterna...
Pero... he de decir que ni un sólo segundo se me ha pasado por la cabeza otra cosa que no sea... soy actriz y esto es a lo que quiero dedicar mi vida. Va conmigo. Va conmigo desde que era una enana y vi a Vivien Leigh y a Clark Gable en "Lo que el viento se llevó".

Va conmigo y me parece que no me lo voy a poder quitar de encima... ¿Dónde estará ese vídeo que tengo de cuando era pequeña? Cuando vuelva a España tengo que buscarlo y ponéroslo. Tendré unos seis años... un ojo morado y muchas pulseras de plástico de colores. Y allí estoy diciendo con una sonrisa... "¡Yo de mayor quiero zer artizta!"

Pues sí. En esas estamos. " ¡Soy artizta!"



Ahora os dejo, porque tengo que hacer de anfitriona para un gran amigo que se ha hecho 9000km para verme. Me voy al aeropuerto a buscar a JC. Os mantendré informados de nuestras aventuras Angelinas y pondré fotos, prometido.


P.D: Ya me ha venido la regla. Ya soy persona normal, no melancólico-paranoica. Jajajaja



Esta semana... tómense una cañita en "El Mercado de San Miguel", una buena gamba en "La Paloma" o un bollín de chorizo en "El Montoto"... Digan "te escucho", háganlo; escuchen... Cojan de la mano, regalen un abrazo, una sonrisa... Un pensamiento para aquel que saben que no les olvida.
¡Vivan!, ¡Disfruten!, ¡lloren!, ¡rían!,¡¡Sean Felices!!

1 comentario:

  1. jajajjajajajjajaajajaaa he cumplido todo lo que dices....(menos lo de ir al Mercado de San Miguel) pero lo d reir y llorar un montón....estoy con la regla...jajjajajajaaaa

    ResponderEliminar