viernes, 7 de mayo de 2010

Dos historias

Hoy he viajado al futuro y me he encontrado a mi amigo Stephen, con unos setenta años... un bolso marrón lleno de libros, una camisa oscura y dos tiritas en forma de cruz en su brazo derecho. Sonrisa amplia y pelo alborotado. Le contaba a la señora que se sentaba a su lado historias de un amigo músico... yo creo que intentaba ligar. Nuestras miradas se encontraron y entonces le reconocí, me guiñó el ojo y supe que era Stephen, que seguía descubriendo Magas. Era un tipo feliz.^_^


------------------------------------------------------------

En el autobús un hombre colocaba bolígrafos en los bolsillos de su camisa de cuadros. No uno ni dos, yo conté más de diez. Cada uno de ellos colocados de forma estratégica, con cariño y delicadeza. Suaves palmaditas a cada uno para asegurarse de que estaban bien y no se perderían.

Un chico hablaba muy alto, rápido, casi sin respirar. Viaje de 25 minutos en el que no pudimos disfrutar ni de un minuto de ese “silencio acordado” que tanto nos gusta en la Linea 720...

A poco más de 100 metros de la última parada, el chico- verborrea le pide un bolígrafo al hombre de cuadros.

Casi pude sentir su corazón pararse en seco... dudó, me miró y creo que por mi culpa (porque pensó que quizá me pareciera poco cortés de su parte... ). Entonces buscó entre los bolígrafos de su bolso izquierdo, escogió uno de ellos (tengo la sensación de que era el que menos le gustaba) y se lo dejó al chico-verborrea. El autobús se acercaba a su destino final y el hombre de cuadros sufría por no volver a tener uno de sus apreciados objetos... De verdad, tendríais que haber visto la inquietud de su mirada. Pero justo antes de llegar a la parada el bolígrafo le fue de vuelto... lo limpió con cautela y volvió a colocarlo exactamente en el mismo lugar de su bolsillo izquierdo.

Si tan sólo supiera que nunca me hubiera parecido descortés de su parte no dejarle el bolígrafo al intruso que no respetó nuestro silencio acordado...

Me gusta el señor de cuadros. Ojalá le vuelva a ver. ¿Por qué tendría tantos bolígrafos consigo? En mi cabeza... tengo una historia, pero está en mi cabeza. ^_^

No hay comentarios:

Publicar un comentario