viernes, 30 de julio de 2010

Es lo que tiene

Ayer, una vez más, última clase de conducir. No es por nada pero conduzco de maravilla (otra cosa es que no pase el examen, aunque yo creo que a la tercera va la vencida) Ya tengo controlados los giros a la izquierda, los giros a la derecha en rojo(a la americana), el coche automático... preparadísima para cuando regrese a España. Jajajaja. 
Es lo que tiene, te vienes a LA, aprendes a conducir y ya veréis cuando llegue a España y me tenga que poner con las marchas y demás. En fin.
A lo que voy... ayer estuve, probablemente en uno de los barrios más increíbles en los que he estado nunca. Aunque tengo que decir, que yo aquí, me pierdo. Allá donde vas todo te parece mejor que lo anterior, y al final tienes un jaleo en la cabeza que todo es alucinante y punto!.
Bueno, que me lío. Cuando se acerca la hora de terminar tu clase normalmente vas conduciendo hasta la casa del siguiente alumno para recogerlo y éste, cuando comienza su clase lo primero que hace es llevarte a tu casita.
Ayer me tocó ir muy cerquita de donde vive mi novio, John Mayer (que ahora entiendo por qué vive allí, clarooooo).

Imaginaros:

A un lado el océano pacífico, al otro el parque natural de Topanga. Por detrás, Calabasas (donde vive mi novio), por delante... carretera de la costa rumbo a Santa Monica. 

Impresionante. 

Eso sí. En mitad de la carretera aparece una puerta de la nada. Pero un portón de enrejado gigantesco y unos guardias de seguridad. Entramos a una zona privada dentro de la montaña. No os cuento cómo son las casas en cuestión...

Le pregunto a Kamran, mi profe. ¿Pero a quién vamos a buscar? y me cuenta la historia...

Voy a buscar a un nene de dieciséis añitos, que cogió prestado en coche de papá para ir a un "Taco Bell"(macdonals de burritos) y se estrelló contra otro coche en la salida a la carretera de la costa...


Mandeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee. Yo ni lo sabía, pero al parecer a los quince años y medio ya puedes tener un permiso para conducir acompañado de un adulto y a los 16!!!!!! ya puedes conducir. 

Ahora entiendo muchas cosas...

Pero lo que más me preocupó, la verdad, era que ese nene me llevara a mí a casa. Porque es un viajecito de 40 minutos... ejemmmmmm

No pasó nada. Llegamos sanos. Yo al menos, y el lunes próximo tengo mi examen. Cruzo los dedos y gano confianza, porque claro. 
Es lo que tiene... si un nene de dieciséis que se estrella por conseguir un burrito puede pasar el examen...




No hay comentarios:

Publicar un comentario