jueves, 23 de septiembre de 2010

Hasta Lueguín

Pido disculpas por el silencio... a 27 días de mi aventura americana os abandoné... desgraciadamente no lo hice porque estuviera recorriéndome California con mi hermanita de copiloto, como estaba planeado... cosas de la vida el 26 de Agosto se terminó mi Walkabout in LA de golpe y plumazo... no entraré en detalles porque, sinceramente, no me apetece teñir mi blog de cosas tristes... pero comparto lo ocurrido, como siempre comparto todo con vos. Mi papuchón se puso muy muy malito y todas regresamos para estar a su lado. Desde entonces estoy en Asturias. A excepción del fin de semana pasado, que me fui a Los Angeles como quien va de Oviedo a Gijón, para recoger mis cosas y dejar el piso. Y sí, también para despedirme y cerrar este año maravilloso. Pero no he podido. Ahora estoy centrada en otra cosa.

Papá está mejor, está mucho mejor. Poco a poco será el mismo de antes. 
No os preocupeis. 
Yo... reconozco que aún tengo el susto en el cuerpo y que no puedo evitar pensar que estuve a punto de perder a mi papá. Lo peor (así entre nos) que en mi corazón se ha quedado la horrible idea de que eso, algún día pasará... y no sigo porque lloro y no quiero.

Lo importante. Que papá está bien. 

Me quedo en Asturias una temporada. Vamos a estar a su lado y hacer que todo vuelva a estar bien pronto. 
Algún día, de aquí a unos meses, tendré la posibilidad de volver a Madrid y retomar con fuerza mi carrera. 


Este año ha sido maravilloso. Un sueño hecho realidad. Me he sentido en casa y he aprendido mucho de mi y de este mundo increíble. He encontrado equilibrio allá donde todo tambaleaba y he ganado en confianza; personal y profesionalmente. Tengo muchas ganas de trabajar, muchas ganas de vivir y muchas ganas de abrazar a mi gente, a la que tengo que dar las gracias por haber estado tan cerca durante este año. Gracias, a vosotros, sabéis de sobra quien sois, porque he sentido que estábamos separados por un cristal muy fino. Casi os podía tocar.


Ahora toca, así sin previo aviso, volver a la tierra de la que me fui hace tanto tiempo. Y no puedo evitar estar contenta por un lado y temerosa por otro... quiera o no... yo ya soy medio gata. Diría que un tercio de Gata, un tercio de yankee y un tercio de Carbayona. Vamos! Una delicia de mezcla.

Jajajaja....

Lloro y río a la vez... me da mucha penita terminar este blog. Pero así debe ser. Fin de mi Walkabout. Siento que el último Post tenga que ser así. 
Escribiré, escribiré otro blog.... no sé sobre qué hablaré, quizá de un poco de todo... de lo que me guste de lo que no y de recordaros de vez en cuando todos esos verbos que me gustan tanto.

Cuando comenzaré, no lo sé. Pero será pronto, eso seguro. De momento estoy inmersa en otras cosas de la vida. Pero estoy aquí. Eso siempre.

Ay! cómo decir adiós... qué difícil, madre mía.


Hacedme un favor:

De ahora en adelante y hasta que vuelva para daros el "coñazo"... 
no os olvidéis, por favor, hay cosas muy importantes que tenéis que hacer:

Reír, bailar, comer, leer, cuidar, disfrutar, retozar, amar, saltar, imaginar, besar, abrazar, palpar, saborear, viviiiiiiiiiiiiiiiiiir, soñar...


No diré adios... diré hasta lueguín...










No hay comentarios:

Publicar un comentario