martes, 17 de abril de 2012

Vuelvo porque quiero...

    Año y medio desde mi última entrada. Aquella en la que decía hasta luego. Vuelvo porque el único blog que tiene sentido es éste. Vuelvo porque no tiene sentido intentar escribir sobre mil cosas cuando ninguna me interesa, vuelvo porque lo necesito, vuelvo porque siempre me he compartido y así es como debe ser. Vuelvo porque tengo cosas que decir, vuelvo porque necesito volver a ser honesta conmigo, vuelvo porque necesito luz, vuelvo porque estoy cerca de volverme a perder, vuelvo porque mi corazón está cerrado a cal y canto, vuelvo porque mi mente no me deja en paz, vuelvo porque quiero dejar de tomar hipérico de una vez por todas, vuelvo porque estoy hasta el moño de dar vueltas, vuelvo porque la cruda realidad es que quiero volver. Volver a LA, volver al sol, volver al pacífico, volver a reir, volver a soñar, volver a sentirme fuerte, vuelvo porque quiero...  volver, volver, volver.. 

  
    Muchas cosas han pasado en año y medio, la mayoría malas, para que nos vamos a engañar. No es que yo sea negativa (aunque sí quejica, eso no lo voy a negar) pero la realidad es la realidad y el último año y medio ha sido un asco. Para mi y para mis cercanos. No voy a entrar en detalles (sobretodo porque a los cercanos no les gusta, que si fuera por mi... soy más transparente que el agua y me da igual) pero la verdad es que...

¡¡¡¡ UN ASCO!!!! 

Mal la salud, mal el amor, mal el trabajo... gracias a los dioses la familia y los amigos bien. Bueno bien... la relación con la familia y los amigos bien. Eso sí.  Son los únicos que merecen la pena. Si no fuera por ellos no sé yo dónde estaría... 

Pero hoy he decidido que ya está bien. Por mi y por todos mis compañeros. 
Porque estoy cansada, agotada de esta energia negativa que está por todas partes..
Porque en este pais de crisis... en el que sólo se habla de crisis, se siente la crisis y también se piensa en la crisis. Porque sí, porque es inevitable (lo digo con criterio después de  año y medio y más de 400 curriculums entregados... y tiro por lo bajo...
y tan sólo dos entrevistas... ejemmmmmm)

Es inevitable, sí,  pero ya está bien... al menos para mí. Ya está bien de pensar en negativo, sentir y vivir en negativo. Porque está claro que así no puede ser. Hay que pensar en positivo para atraer lo positivo, y si no lo atraigo, al menos, sentirlo. 

Porque lo necesito yo y lo necesitan los mios. 
Porque, en el fondo, lo necesitamos todos.

He llenado mi pared de frases inspiradoras (todas ellas en inglés, y de verdad, es casualidad) pero así cada vez que me siento a escribir, a dibujar, a mirar el Caralibro, a ponerme algo de música, a revisar el dichoso Infojobs... leo, me inspiro, me siento más fuerte y al menos, sonrío. 


Así que aquí estoy. De vuelta y guerrera. Para hablar de lo que me de la gana y cuando me de la gana. Para luchar una vez más por ser FELIZ.
Esto es un Hola,  bienvenidos de nuevo!!! Yehaaaaaaaaaaaaaaa!!!


Por fín me vuelvo a despedir como me gusta:
Descansen, sean felices, coman gominolas, vean cine con palomitas y helado de chocolate, díganse te quiero, te necesito, te echo de menos... Nos vemos pronto pronto



2 comentarios:

  1. Un beso,levanto lentamente mi cabeza, te miro a los ojos. Nos fundimos en un abrazo fortísimo para sentirnos más aún. Mis labios se aprietan uno contra el otro, a la vez que mis párpados se espasmódicas para dejar caer unas lágrimas: te puedo volver a ver y escuchar. Lo siento, Laura. Estuve largo tiempo dormido esperando tú llegada, y que tu palabrA me diera la fuerza necesaria para abrir los ojos. ¡Amaros hijas! Cogeros de la mano de vuestra madre, maestra en la vida. Un abrazo eterno.

    ResponderEliminar
  2. Te quiero, poeta!. Juntos de la mano, siempre.

    ResponderEliminar