lunes, 15 de octubre de 2012

AMIGOS

Hoy me ha llamado mi hermana. Estaba llorando, emocionada, sin palabras, con el corazón lleno de alegría. Le había llegado un regalo muy especial de una persona muy especial. Ha hecho que comience bien la semana y me alegro mucho por ella, porque se lo merece. Porque es muy importante que de vez en cuando nos ocurran cosas así. Que alguien al que queremos mucho nos regale un gesto maravilloso para demostrarnos que también nos quiere. 

Ya estoy llorando...

La amistad es sin duda una de las cosas más valiosas de este mundo. Yo soy una persona muy sociable (aunque trate por todos medios de evitarlo) Tengo muchos amigos, conocidos, coleguillas en realidad. 
He tenido grandes amigos que ya no lo son. En cierto modo porque nuestras vidas tomaron diferentes caminos y tarde o temprano dejamos pasar las oportunidades para encontrarnos. 
A algunos les he recuperado, en cierta manera, con el Facebook (Esa herramienta infernal de la que no me alejo por no querer volver a perderles de vista en mi camino)

Cuando me fui a Estados Unidos algunos de mis amigos desaparecieron de mi día a día, otros estuvieron presentes a cada paso. Algunos de los que eran colegas se convirtieron en amigos más cercanos que cuando vivíamos en el mismo país. Con algunos me escribí cartas, de las de antes. Y era maravilloso recibirlas cada semana. 
Cuando regresé, no regresé a Madrid, como sabéis regresé a mi Oviedo natal durante un año, para estar cerca de mi padre en su enfermedad. 
Fue un año duro, un año en el que me pasaron muchas cosas(desgraciadaente la mayoría bastante malas)y en el que, porque la vida es así, eché en falta a muchos amigos. También me di cuenta de cuánto me quieren aquellos que están a mi lado desde hace tantos años. Aquellos que van creciendo a mi lado, en la misma ciudad o en la distancia. 

Doy gracias al Whatsapp porque gracias a él ahora les hablo cada día, y en grupo, a toda la pandilla a la vez, como si estuviéramos tomando una caña después del trabajo. 

Hace ya dieciséis meses que regresé a  Madrid. Ha sido difícil, es difícil. 
Amigos de cartas semanales a los que ya no veo viviendo en la misma ciudad... amigos que tienen otros amigos y con los que siento que no puedo volver a conectar. Nuevos amigos que quieren hacerse un hueco en mi vida y a los que yo no dejo entrar, no del todo, porque lo que quiero es a mis amigos, a los de siempre. No quiero nuevos. 

Algunos creen que he cambiado mucho en estos dos años (ya tres...) Supongo que es cierto, que he cambiado. También creo que todos lo hemos hecho, es lo normal. La gente cambia. 
Sé que ya no soy tan alegre, que ya no quiero tanta fiesta, sé que ahora digo más "no", sé que he cambiado...
Pero es que han sido tiempos difíciles de verdad, y aún no se han ido del todo los nubarrones. Pero sigo aquí, sigo siendo en esencia la misma, aunque esté un poco gris. 
En cierto modo yo me alegro de este cambio, porque creo que cada vez soy más yo, en realidad... y de todos modos, cambiar es algo normal,no? Todos lo hacemos. Vosotros, amigos, también lo haceis.
Hoy mi hermana ha recibido un regalo muy especial que me ha hecho pensar en mis amigos. En cuánto les quiero, en lo afortunada que soy al tenerles cerca y lejos, a tenerles siempre. Me ha hecho pensar en aquellos que ahora están más lejos. Hay relaciones que cambian y sé que debería dejarlas cambiar pero no estoy preparada para hacerlo. Porque hay relaciones que son muy importantes, que son vitales. Hay gente que quiero que esté en mi vida, que quiero que sigan en mi vida cuando pasen los años. Quiero, quiero y quiero. Son amigos de esos por los que darías tu vida. Por los que no te importa despertar a las 3am si necesitan llorar contigo. Amigos a los que les cuentas secretos. Amigos con los que lloras y ríes. Con los que te haces pruebas de embarazo, con los que te vas de algún bar sin pagar. Amigos con los que cotilleas de otros amigos, sin maldad, porque es divertido cotillear. Amigos con los que pasas la vida. Lo bueno y lo malo. Los que están clavados en tú corazón.

Amigos míos, sí, vosotros. 
Sabéis quienes sois.
Sois vosotros, mis AMIGOS CON MAYÚSCULA.
OS QUIERO, OS ADMIRO, OS AGRADEZCO, OS PERTENEZCO. ESTOY AQUÍ, SIEMPRE LO ESTARÉ. PORQUE HACEMOS UNA BUENA MEZCLA Y MERECEMOS MADURAR JUNTOS Y COMPARTIR UN BUEN VINO DE AQUÍ A CINCUENTA AÑOS. 

Gracias por quererme. Os adoro. 

Laura.

6 comentarios:

  1. Simplemente ha sido una delicia leerte. Te quiero.

    ResponderEliminar
  2. con la carne del alma de gallina
    buf.... te quiero mucho. Siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes no? Pues eso!!! <3 mucho love siempre

      Eliminar
  3. Lau...eres simplemente genial!! Un lujo tenerte cerca. Gracias a tí

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, tú!!!! Superwoman maravillosaaaaaaaa. TQM

      Eliminar