martes, 19 de mayo de 2015

De entrevistas, de monólogos, de qué se yo... ¡ Qué abran las piscinas!

Ayer, el SEPE, en su afán por hacer que conozca todas y cada una de sus sedes en Madrid y otros lugares de cuya dirección no quiero acordarme, me mandó a las oficinas centrales del ECI. Para "presenciar" una pre-selección para un curso, para en todo caso, poder ser dependienta en dichos grandes almacenes (cero Glamour, no como en Velvet). 

Después de hacer un primer recorrido turístico por las estaciones de Metro de Madrid, me encuentro con la inquietante escena...

Madres que acompañan a sus hijos, os os, no as, ¡hijos!, (Y es que al final la culpa de todo la vamos a tener nosotras. Sí, sí. As, as.) a las entrevistas de trabajo y les indican paso a paso como completar la solicitud de empleo... En fin, creo que ya he dicho bastante.
Sala abarrotada. Todos se miran entre si como si fueran héroes y villanos antes de la gran batalla final. Yo estoy ahí, pero no estoy. Observo... desde una relajada y frustrada distancia. 
Nos llaman. 
Nos levantamos a la vez.
Y soy partícipe de la sutil pelea a la hora de pasar antes por la puerta de la sala para coger el "mejor"  pupitre. Sí, sí. Pupitre. 
Me siento y cojo uno de mis cv. Ya no puedo esperar más. Escribo sobre mis propias líneas... Esbozo ideas no se muy bien para que, pero no quiero olvidar la sensación de este instante. 

Él: Hombre en sus cuarentaytantos con aspecto de cincuentaymuchos. Traje gris. Calidad sospechosa, pero lo lleva con dignidad. Falta de agua, demasiadas costillas y pinchos de tortilla, diría yo. 
También fuma. Seguro. Agradable, buena gente, pero intenta ser distante y profesional. No le sale. 

 Por fin sabemos a que venimos... Escuela ECI. Una gran oportunidad. Fórmate con nosotros para ser pescadero o carnicero. Después de una formación de aproximadamente dos semanas podrás trabajar con nosotros como ayudante de pescadería/carnicería. En un año te formamos otra vez y podrás ser encargado de pescadería/carnicería. Y después... seguiremos formándote para que puedas ascender "en la cadena de alimentación" (Creo que aquí se le fue de las manos)
Podrás llegar a tiburón de centro comercial...
Y ahora, os pondré un vídeo, dice tratando de sentir orgullo por lo que nos va a mostrar.

Yo, estratégicamente sentada al lado de la ventana, para poder ver algo más que paredes paneladas, siento las lágrimas agolpándose en mis ojos para salir al grito de :  "¡¡¡Sal de aquiiiiiiiiiiii!!!".

En el vídeo salen jóvenes orgullosos de su trabajo y formación. Y aquí aclaro, me parece perfecto. Me parece totalmente aceptable y noble. Y estoy segura de que habrá pescaderos y carniceros que amen su profesión, o al menos, que les guste lo suficiente. Pero,  no es lo mio.  Al ver el vídeo, no siento ese... "¡Jo que guay! ¡Yo también quiero!". No lo siento. No.
Luego salen otros no tan jóvenes... demuestran, con su elección de palabras y actitud corporal que no están tan felices como deberían. Yo diría más bien, resignados. Pero bueno, ahí están.

Mis lágrimas siguen arrejuntándose histéricas bajo mis ojos. No las dejo salir. Laura por zeus no hagas el ridi. Que sensación de agobio, de tristeza, de impotencia...

Tenemos que entregar el papelín rellenado por nuestras madres. 
Me levanto. Me acerco al hombre del traje. Primer contacto visual ok. 
Me mira de arriba abajo. Segundo contacto visual. Mal.  
¿Tatuajes? Modernas aquí ni de coña. ¡Dónde se ha visto una pescadera tatuada! 
Las lágrimas ya no quieren salir. Bailan aliviadas dentro de mí. 

Respiro. 
Me gusta que me desaprueben. ¿Qué hago yo aquí de todas formas? ¿SEPE por qué me haces ésto?

Vuelvo a casa. Vuelvo a casa en bus. Odio el metro. Necesito la luz. 
Estaría bien un casting después de esto,¿no? 
Pues no. 
Hoy proceso de selección para librería internacional. Primera prueba. Hora y media en grupo. Sólo primera prueba para selección. Me pregunto cómo serán las pruebas para la NASA... Al menos esto es para vender libros. Libro bien. Me siento más cerca. Libro gustar.
Suena el móvil. Mensaje del SEPE. Quinto mensaje en los últimos 10 días... No quiero ser mal pensada, pero después de un año sin saber nada de ti, SEPE, tanta actividad me suena mucho a que el domingo es 24 de Mayo... pero bueno, no me quejo. Éste último es para un curso de florista. Mira que si al final empiezo a hacer realidad vidas de ficción... 
Al menos ya estaría un pasito más cerca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario